Demos vuelta
nuestra actitud

Si estás embarazada
protegete y protegé a tu
bebé del virus del Zika


Para cuidarte:

Preguntas frecuentes sobre el Zika

El Zika es una enfermedad causada por un virus transmitido por mosquitos del género Aedes.

El virus se transmite a las personas a través de la picadura de mosquitos Aedes aegypti, que suelen picar durante el día, sobre todo al amanecer y atardecer. Estos mismos insectos también transmiten dengue, chikungunya y fiebre amarilla.

La enfermedad también se puede transmitir por vía sexual, cuando una persona infectada tiene relaciones con otra, afectando al feto si la mujer queda embarazada o está embarazada.

Algunos pacientes no presentan síntomas, pero otros pueden tener fiebre no muy elevada, erupciones, sarpullido o ronchas en la piel, conjuntivitis, dolores musculares y articulares, de cabeza o malestar, que suelen durar entre 2 y 7 días. Puede presentarse sólo uno de estos síntomas. El más frecuente son las ronchas o sarpullido. Una mujer embarazada debe consultar en el servicio de salud si tiene alguno o varios de estos síntomas.

Los investigadores científicos sostienen que existe una relación entre el virus del Zika y la microcefalia, que hace que los bebés nazcan con una cabeza más pequeña de lo normal, lo que afecta el desarrollo del cerebro y deja una discapacidad permanente. También puede producir complicaciones neurológicas.

Para confirmar que una persona tiene el virus del Zika es necesario realizarle un análisis de sangre.

La enfermedad por el virus del Zika suele ser relativamente leve y no necesita tratamiento específico. Los pacientes deben reposar, beber líquidos suficientes y tomar medicamentos comunes para el dolor y la fiebre. Si los síntomas empeoran, deben consultar con un médico. Actualmente no hay vacunas contra esta dolencia.

La principal complicación se da cuando el virus afecta a una embarazada, ya que el feto corre riesgo de sufrir complicaciones, especialmente nacer con microcefalia o con la cabeza más pequeña de lo normal y con una discapacidad permanente.

El virus del Zika se transmite a las personas a través de la picadura de mosquitos Aedes aegypti, que suelen picar durante el día, sobre todo al amanecer y atardecer. Estos mismos insectos también transmiten dengue, chikungunya y fiebre amarilla.

Cuando el mosquito pica a una persona para alimentarse de su sangre y esa persona ya está infectada por el zika, el propio mosquito contrae el virus y puede transmitirlo a todas las personas que pique por el resto de su vida.

La enfermedad también se puede transmitir a través del sexo, cuando una persona infectada tiene relaciones con otra, afectando al feto si la mujer queda embarazada o está embarazada.

Algunos pacientes no presentan síntomas, pero otros pueden tener fiebre no muy elevada, erupciones, sarpullido o ronchas en la piel, conjuntivitis, dolores musculares y articulares, de cabeza o malestar, que suelen durar entre 2 y 7 días. Puede presentarse solo uno de estos síntomas. Los más frecuentes son las ronchas o sarpullido. Una embarazada debe consultar en el servicio de salud si tiene alguno de estos síntomas, especialmente si tiene sarpullido o ronchas.

La enfermedad por el virus del Zika suele ser relativamente leve y no necesita tratamiento específico. Los pacientes deben reposar, beber líquidos suficientes y tomar medicamentos comunes para el dolor y la fiebre. Si los síntomas empeoran, deben consultar con un médico. Actualmente no hay vacunas contra esta dolencia.

La principal complicación se da cuando el virus afecta a una embarazada, ya que el bebé corre riesgo de sufrir complicaciones, especialmente nacer con microcefalia o con la cabeza más pequeña de lo normal, lo que afecta el desarrollo del cerebro y le genera una discapacidad permanente.

Los investigadores científicos sostienen que existe una relación entre el virus del Zika y la microcefalia, que hace que los bebés nazcan con una cabeza más pequeña de lo normal, lo que afecta el desarrollo del cerebro y deja una discapacidad permanente. También puede producir complicaciones neurológicas.

Es importante señalar que solamente algunos de los bebés de madres que han tenido zika nacen con microcefalia y complicaciones neurológicas y aún se investigan las razones.

El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social tiene establecido unos procedimientos para que el mismo cuente con el seguimiento y tratamiento apropiado para el caso.

Para confirmar que una persona tiene el virus del Zika es necesario realizarle un análisis de sangre en laboratorio.

Es fundamental eliminar todos los posibles criaderos de mosquitos.

El mosquito Aedes aegypti vive dentro y alrededor de casas, escuelas y lugares de trabajo y pone sus huevos en cualquier objeto que contenga agua estancada. Hay que vaciar, limpiar, cubrir y poner boca abajo los recipientes que puedan acumular agua, como baldes, macetas, floreros, canaletas, plásticos y neumáticos usados, que son los que usan los mosquitos para depositar los huevos y criar las larvas.

Las larvas del mosquito pueden encontrarse incluso en pequeñas cantidades de agua, como los charcos que se acumulan entre la basura. Las hembras ponen aproximadamente de 100 a 150 huevos cada 3 o 4 días. Los huevos se adhieren a los costados de los envases y eclosionan cuando entran en contacto con el agua. El mosquito pasa de huevo a adulto en un periodo de 7 a 10 días, de acuerdo a la temperatura del ambiente. Una vez que ya es un mosquito adulto puede vivir hasta 6 semanas. Los huevos de Aedes aegypti pueden resistir condiciones de sequía durante más de un año y convertirse en larvas cuando vuelven a tener contacto con el agua.

Es muy importante que los vecinos apoyen los esfuerzos de las municipalidades por reducir los criaderos de mosquitos limpiando sus hogares y evitando que se amontone la basura, colocando los desperdicios en bolsas plásticas cerradas y luego dentro de contenedores cerrados.

Además, hay que tapar adecuadamente los tanques de agua o cualquier otro recipiente que contenga el líquido para uso en el hogar y exteriores. También, limpiar las canaletas y eliminar larvas en desagües pluviales.

Para evitar un mayor riesgo de picaduras, es preferible que las embarazadas no hagan estos trabajos, sino que otro miembro de la familia o de la comunidad se encargue de eliminar los criaderos de mosquitos.

  • Si una mujer está embarazada, debe consultar con el médico sobre el virus del Zika.
  • Es fundamental usar ropa de colores claros, que cubra el cuerpo al máximo, como, por ejemplo, mangas largas, pantalones y calzados cerrados.
  • Instalar telas metálicas en puertas y ventanas, manteniendo la casa cerrada e impidiendo que entren los insectos.
  • Rociarse con repelentes que contengan el químico DEET, el más eficaz para alejar a los mosquitos, al menos tres veces al día, siguiendo las instrucciones de la ficha técnica del producto. Las embarazadas pueden usar estos repelentes porque no son tóxicos.
  • Usar condón de manera correcta al tener relaciones sexuales durante el embarazo, ya que el virus del Zika puede transmitirse por esta vía y causar problemas de por vida al bebé.
  • Si un hombre tiene sospecha de que pudo haber tenido zika, se recomienda que use preservativo durante 6 meses a partir de ese momento, pues podría transmitir el virus a su pareja o al bebé en gestación en ese tiempo.
  • Colocar mosquiteros sobre la cama de la mujer y la cuna del bebé, especialmente durante el día, cuando los mosquitos están más activos.
  • Consultar con el servicio de salud ante la aparición de ronchas en la piel, que es uno de los signos más frecuentes de la infección por el virus del Zika.

Spot TV



Spot Radio Español

Spot Radio Guaraní

Redes Sociales